Otra manera de llegar al Cine

, / 228 0

Día Mundial del Patrimonio Audiovisual 2017: Crónica para no olvidar

SHARE

El día de ayer se celebró, a sala llena, en el microcine de la ENERC: el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual declarado por la UNESCO. La jornada de concientización y debate sobre la restauración y preservación del material fílmico fue impulsada por la CINAIN ( Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional) y tuvo como principal orador y protagonista a su responsable Fernando Madedo. Entre los presentes se encontraban gran cantidad de instituciones y particulares interesados en salvaguardar los registros de nuestra historia. La jornada contó con seis mesas de exposición y divulgación sobre diferentes enfoques y actividades que se están realizando sobre la inmensa tarea de rescate, restauración y preservación de material audiovisual comprendido entre largometrajes, cortometrajes, noticieros, televisión, fotografías, y otros soportes.

La primera mesa dio el puntapié inicial de la mano de la ciencia. “La radiación gamma: un método físico para conservar el patrimonio cultural” a cargo de Ana María Calvo; Virginia Miranda (Laboratorio de Conservación Preventiva y Restauración de Documentación de CNEA); Cintia Caldez (Planta de irradiación PISI) y Paola Babay (HPLC). La labor de estas mujeres consiste en el estudio y experimentación del uso de rayos gamma para detener la proliferación de hongos en películas fílmicas muy deterioradas. Exponiendo las películas a la radiación gamma se busca eliminar el “síndrome vinagre” (el ácido acético produce ese característico olor avinagrado) que afecta a las películas de acetato de celulosa que se encuentran en malas condiciones de conservación. En su exposición las científicas, provenientes de diferentes ramas de la ciencia, hicieron hincapié en que el proceso es limpio, no deja residuos ni contaminación en el producto y no afecta a la salud de quienes trabajan el material. Ana María Calvo, líder de la investigación, insistió en la necesidad de conformar equipos interdisciplinarios y convocó a más instituciones a unirse al proyecto. Aún no se conocen los resultados concretos de la experimentación, pero de ser positivos se habría encontrado la solución al deterioro de películas que tanto preocupa a la CINAIN.

La segunda mesa del día dio lugar a la presentación del Comité Interinstitucional de Archivos Audiovisuales conformado por Paula Félix- Didier (Museo del Cine), Eugenia Izquierdo (RTA) y Fernando Madedo (CINAIN). Unidos ante la problemática de cómo preservar y rescatar el patrimonio audiovisual, la mesa instó a la concientización de la pérdida de películas y registros fílmicos que minuto a minuto desaparecen dejando un agujero irreparable en nuestra historia cultural. A su vez, llamaron a la ineludible e inminente presencia del Estado, cuyas políticas y recursos permiten afrontar los costos e infraestructura necesaria para salvaguardar el patrimonio. El Comité recalcó la necesidad de legislar y promover las buenas prácticas de preservación entre las colecciones tanto públicas como privadas. Madedo reconoce que llegamos tarde al problema y alertó que si no se realizan políticas públicas que resguarden la historia audiovisual de nuestro país los esfuerzos de la CINAIN, Museo del Cine y RTA no podrán llegar a buen puerto.

Uno de los eventos mas llamativos de la jornada fue el lanzamiento de la Diplomatura en Preservación y Restauración Audiovisual (DiPRA) impulsada por la sociedad entre CINAIN y la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Con la presencia de Ricardo Manetti, director de la carrera de Artes (UBA), se presentó la diplomatura de 8 meses, la cual no requiere una carrera de grado previa pero si conocimientos en el arte cinematográfico. El curso gratuito tendrá la capacidad limitada de 25 alumnos y las inscripciones se abrirán en el mes de febrero para dar inicio a las clases en abril de 2018. La docente Gloria Diez desarrolló el programa de 6 materias teóricas que comprenden desde las técnicas de preservación hasta los conocimientos necesarios para afrontar la gestión, administración y manipulación del patrimonio audiovisual; y 2 materias que apuntan a que los alumnos realicen prácticas profesionales en instituciones como la RTA (Radio y Televisión Argentina), AGN (Archivo General de la Nación) y CINAIN. Paula Félix-Didier recalcó el grado de excelencia y prestigio internacional de los integrantes que conforman el Consejo Profesional DiPRA, de la que ella es parte junto con Fernando Madedo. Esta diplomatura será la punta de lanza en la formación y profesionalización en esta disciplina siendo el primer programa educativo de estas características en el país y se prevé que no será el único.

“El patrimonio audiovisual es un problema de los que estuvieron, estamos y vendrán, sin importar su color político”, argumentó enfáticamente Madedo.

Ayer, se presentó también la Alianza Cinématheque française – CINAIN con el programa Cero en Conducta: Programa para la educación del cine <<Cine, cien años de juventud>> impulsado por Massimo Saidel (Embajada de Francia) y Emiliano Ovejero. Nuestra cinemateca tendrá un vínculo activo con el programa que acerca la educación cinematográfica a un centenar de niños de todo el mundo y que ya está en funcionamiento en Argentina con excelentes resultados en Santa Fe y Chaco. Promoviendo el cine en zonas socialmente marginadas, se introduce a niños de 6 a 8 años en cómo se hace una película, dándoles herramientas para tener pensamiento crítico sobre lo que ven y poder realizar un cortometraje grupal. Daniel Rosenfeld (Director de cine PCI) destacó la importancia de la sala de cine como institución fundamental para la cultura y la urgente necesidad de formar espectadores a edad temprana, ya que ellos serán los espectadores de cine nacional e internacional en el futuro. Massimo Saidel invitó a tratar de replicar las políticas de exhibición que hay en Francia, poniendo el foco en generar salas de patrimonio que lleven todo tipo de cine al interior de nuestro extenso territorio.

En la sala Km 1 Espacio INCAA de la ENERC, Carlos Galettini (DAC) y Fernando Madedo pusieron la firma al Convenio entre DAC y CINAIN para promover la colaboración mutua en el rescate de cine argentino. Se buscará poner atención a films clásicos que se encuentran en inminente deterioro, así como unificar criterios y la matriz de preservación para que espectadores futuros puedan disfrutar de las películas tal como fueron ideadas en su concepción. El cineasta Marcelo Piñeyro (CISAC) destacó la labor del Plan Recuperar de DAC en la resiente restauración de títulos como Juan Moreira, Un lugar en el mundo, Hombre mirando al sudeste, entre otros y auguró con entusiasmo que se espera aumentar la cantidad en los próximos años. También, estuvo presente la realizadora Sabrina Farji (La mujer y el Cine) quien celebró la presencia de gran cantidad de películas dirigidas por mujeres en festivales internacionales y la cartelera local, alertando que no es una situación habitual y remarcó que el porcentaje mujeres en la industria es muy inferior a lo ideal con respecto a los colegas varones. Invitó a no olvidar a las mujeres que son parte de nuestro cine nacional desde los comienzos del séptimo arte.

Como cierre de la jornada se realizó un emotivo homenaje a Salvador Sammaritano, ícono de la cinefilia y crítica cinematográfica de nuestro país, fundador del Cineclub Núcleo y secretario de redacción de la revista Tiempo de Cine. Tomó la palabra Fernando Martín Peña, amigo y discípulo, quién llevó a la audiencia en un viaje por anécdotas que tenían a Sammaritano como protagonista, reparando en su osadía e ingenio para proyectar películas prohibidas en tiempos de turbulencia política y su avidez para conseguir, y hasta a veces, copiar películas imposibles de ver de otra manera en tiempos donde no existían Netflix ni el DVD. Sammaritano fue el responsable de ingresar al país la copia de Metrópolis de Fritz Lang, que encontrada hace unos años es la única copia completa del film que se conoce en el mundo. Otra de las ensoñadas anécdotas relatadas fue cómo hizo ingresar al país una copia de La terra trema, obra maestra del neorrealismo italiano, prohibida en esos años en Argentina. La lata fue traída desde Europa en una valija por José Martínez Suárez y entregada de las propias manos de Lucino Visconti, además de ser la copia personal del director. El homenaje se clausuró entregándole a su hijo, Alejandro Sammaritano, una placa conmemorativa y el notable detalle de una barra de carbón como la que servía para generar la luz de los antiguos proyectores. “Es la barra de carbón para salvaguardar la luz que preserva el cine” afirmó Madedo. Fernando Juan Lima, vicepresidente del INCAA, concluyó afirmando la necesidad de la presencia del Estado en la preservación del patrimonio cultural, “No hay futuro si no recordamos el pasado”.

La jornada se celebró con éxito, nucleando a los responsables de salvaguardar el patrimonio cultural y haciendo extensible la invitación al resto de la sociedad. El esfuerzo de los responsables de CINAIN, Museo del Cine, RTA y otros es admirable, entregando su vida y aliento a preservar las películas, que son de todos y deberán serlo para las generaciones futuras.

 

Fotográficas: ®Ezequiel Fernández

 

Responder

Your email address will not be published.